Comienzan a esfumarse los fondos de los jubilados

Comienzan a esfumarse los fondos de los jubilados

El manotazo a los ahorros de los futuros jubilados fue fundamentado por el gobierno como una acción heroica para rescatar a los trabajadores del “perverso sistema de las AFJP”. Así lo expuso Néstor Kirchner el 12 de noviembre pasado: "Ya vimos el saqueo y las pérdidas que les ocasionaron a los jubilados. Con esta iniciativa vamos a fortalecer la seguridad social de nuestros jubilados". En nuestra Carta Semanal del 28 de octubre último expusimos nuestra opinión de que la verdadera razón de ese “gran manotazo” no fue otra que la necesidad de enfrentar las necesidades de pagos del 2009 frente a un creciente deterioro de la situación fiscal. Las cifras oficiales de recaudación impositiva y de gasto del mes de noviembre han confirmado nuestra interpretación. Los anuncios sobre blanqueo de capitales y moratoria impositiva son otros tantos intentos de salvataje fiscal que también hemos criticado.

Pero la historia no termina aquí. Era fácil suponer que, como ha ocurrido siempre, el gobierno utilizaría para fines más inmediatos los fondos que quedaran a su alcance. No pasó una semana sin que esto ocurriera. Con pomposo acto en Olivos y la presencia obsecuente de los aplaudidores de siempre, la Presidente anunció un paquete de créditos de ayuda con propósitos reactivantes, a tasas menores que las del mercado y también inferiores a la inflación. Hasta pudo parecerse en su presentación a lo que están haciendo los países más desarrollados frente a la crisis. Pero no es así, se puede hacer keynesianismo cuando hay espacio fiscal, pero la realidad es que en nuestro país no lo hay y que los fondos que se prestarán son los capturados por la ANSES. El dinero que las AFJP antes colocaban en los bancos al 20%, ahora la ANSES los depositará a sólo el 11% para fondear préstamos baratos que los bancos otorgarán a quienes sean elegibles según el gobierno. Estos fondos, que supuestamente aseguraban el pago a los que perdieron sus aportes, en adelante se licuarán gradualmente. Al matrimonio gobernante no le interesa el largo plazo ni cumplir sus promesas de cada día. Sólo los desvela el 2009 y la recesión económica que amenaza sus metas electorales. Los futuros jubilados y pensionados que se embromen; otro presidente deberá resolver el problema con ellos.

2 comentarios:

Hernán Haines dijo...

Llegarán a las elecciones o se habrán gastado toda la plata antes?

walter dijo...

No se.. no creo que se gasten toda.. estos se la pasan asiendo anuncios que no tardan mucho en cancelarse.
Ademas todo esta plata que entro a la ANSES en su mayoria ya estaba en la Argentina, asi que es probable que una vez que se empiece a utilizar, el remedio sea peor que la enfermedad.